Yacón, la planta andina que reducir la diabetes

Así como la chía, el yacón -o llacón- es una planta conocida desde los tiempos prehispánicos, que los incas utilizaban como parte de su alimentación y medicina. Lo cierto es que el yacón fue redescubierto, tanto por su sabor como por sus increíbles propiedades curativas de la diabetes: consumida como té o en comprimidos, controla la glucemia, baja los niveles de grasa y aún más, es un protector hepático.

El yacón es una hierba perenne de 1.5 a 3 m de alto, con hojas verde-oscuro similares al apio, oriunda de América. Cada planta forma una mata subterránea de 4 a 20 grandes y carnosas raíces tuberosas. Miembro de la familia de los girasoles, el yacón crece en los cálidos y templados valles de los Andes, pero puede ser encontrado también en altitudes de hasta 3.200 metros. Es nativo de las bajas regiones de los Andes y de los bosques nublados de América del sur y puede ser encontrado en Perú, Ecuador, Bolivia, y Colombia. Ahora es cultivada ampliamente por sus raíces comestibles en toda la América de sur andina y fue exportada a Japón, Taiwán, Nueva Zelanda, la República Checa, e inclusive a los EE.UU. como un novedoso cultivo de raíz comestible.

Los tubérculos frescos de yacón son crujientes y jugosos con un delicado sabor reminiscente a la manzana o al melón y una dulzura sorpresiva que aumenta con el estacionamiento. Usualmente se comen crudos (frescos o secados al sol) o cocidos al vapor, horneados, asados o licuados como jarabe. En los Andes peruanos, donde la producción de yacón está floreciendo, es posible encontrar yacón procesado en casi todos los mercados locales.

Usos medicinales
En los primeros períodos evolutivos, los granjeros andinos ya habían reconocido el valor del yacón como una cosecha alimentaria cultivable. Este valioso tubérculo fue descubierto en tierras de entierro de muchos siglos antes de los Incas. El primer registro escrito del yacón fue en 1615 cuando Felipe Guaman Poma de Ayala lo incluyó en una lista de 55 cultivos nativos andinos.

En cuanto a sus múltiples usos curativos, los tubérculos son tomados crudos como diurético para problemas de riñón y vejiga mientras que se prepara deccocción de las hojas de la planta para cistitis, hepatosis y nefrosis en Bolivia. En Perú, las hojas son preparadas formando un cataplasma y usado externamente para mialgia y reumatismo. En Brasil las hojas de la planta son preparadas formando un té como remedio natural para la diabetes.

Quimicos vegetales
El yacón es una planta domesticada hace varios siglos por los pobladores de las culturas preincaicas. Hasta hace pocos años sólo era cultivado para el autoconsumo, utilizado ocasionalmente en celebraciones religiosas y comercializado en ferias rurales especiales. Sin embargo, en la actualidad, viene concitando el interés público debido al descubrimiento y difusión de algunas de sus propiedades favorables para la salud humana.

El yacón es una especie de la familia Asteraceae (también llamada Compositae) y su nombre científico es Smallanthus sonchifolius. El género Smallanthus comprende 21 especies, de las cuales siete han sido encontradas en el Perú. La planta de yacón es herbácea perenne, mide de 1 a 2.5 metros de alto. Posee dos tipos de raíces, fibrosas y reservantes. Las raíces fibrosas son delgadas y su función es la fijación de la planta al suelo y la absorción de agua y nutrientes. Las raíces reservantes son engrosadas, fusiformes u ovadas, de color blanco, crema o púrpura, principalmente.

En contraste con la mayoría de tubérculos y raíces que almacenan sus carbohidratos en forma de almidón, el yacón almacena esencialmente fructooligosacáridos (FOS), una clase especial de azúcares que no pueden ser digeridos directamente por el organismo humano debido a que no poseemos las enzimas necesarias para su metabolismo. Los FOS son azúcares que tienen pocas calorías y no elevan el nivel de glucosa en la sangre (poseen sólo la cuarta parte del valor calórico del azúcar común).

Esta propiedad ha convertido al yacón en un recurso importante para el mercado de productos dietéticos y de personas que padecen diabetes. La evidencia científica ha demostrado que los FOS pueden disminuir el nivel de triglicéridos y colesterol, incrementar la asimilación de calcio en los huesos, fortalecer la respuesta del sistema inmunológico, prevenir el estreñimiento, reducir el riesgo de desarrollar cáncer de colon y restaurar la microflora intestinal.

Investigacion clinica
La acción hipoglucémica de las hojas de yacón ha sido demostrada en estudios de laboratorio realizados por investigadores en Argentina. Una decocción de las hojas de yacón reportó producir un significante decrecimiento en los niveles del azúcar en sangre en ratas normales cuando se la administraba por inyección u oralmente. Mientras que la administración de una dosis de té de la hoja de yacón durante 30 días, produjo un significante efecto hipoglucémico en ratas con condición diabética inducida en laboratorio. El mecanismo de acción de estos extractos de la hoja fueron como los de la insulina en el modo que afectaron al metabolismo de glucosa. Un estudio in vitro reportó que las hojas también tienen acciones antioxidantes así también como una acción protectora del hígado por reducir el daño de radicales libres en células hepáticas.

Usos prácticos actuales
Mientras que la raíz del yacón está siendo comercializada actualmente a diabéticos y personas en dieta, ningún efecto de descenso de la azúcar en sangre ha sido publicado en humanos o animales para los tubérculos (sí para las hojas). Porque contiene un tipo de azúcar que no es metabolizada (también es mucho menor en calorías), es ciertamente un sustituyente endulzante del azúcar regular para diabéticos y personas en dieta. Los consumidores deberían estar alertas que sin embargo, la raíz del yacón no ayudará a los diabéticos a disminuir o mantener los niveles de azúcar en sangre como algunos lo están tratando de vender (y en realidad el tubérculo no contiene glucosa y fructuosa). Hoy en día en mercados locales andinos la raíz de yacón es considerada una fruta y es vendida como tal al lado de manzanas y peras.

Los tubérculos tienen un sabor dulce maravilloso que mejora cuando se seca al sol hasta que la piel se arruga un poco. Entonces son peladas y comidas con la mano, cortadas en ensaladas, y cocinadas al vapor o freídas. Los tubérculos también son exprimidos y luego concentrados en jarabes y endulzantes (como el jarabe oscuro de maíz) o luego secado y concentrado para producir bloques sólidos dulces de color marrón oscuro.
Para ayudar al metabolismo del azúcar en sangre, busque hojas de yacón en cápsulas o simplemente hojas secas y cortadas que se venden en paquetes.

LAS HOJAS DEL YACÓN
– Principales acciones: antidiabético, hipoglucemia, antioxidante, antibacteriano, antimicótico, protector hepático.
– Principales usos (hojas):
– Para diabetes y azúcar alta en sangre
– Como un tónico para el hígado y para problemas hepáticos
– Como un antimicrobiano para el riñón e infecciones de vejiga.
– Como antioxidante (especialmente para el hígado)
– Interacciones con drogas: Las hojas mejorarán los efectos de la insulina y drogas diabéticas.

Cómo consumirlo
Yacón en cápsulas: 2 cápsulas después de las comidas.
Miel de yacón orgánico: Úselo como endulzante de bebidas, ensaladas de frutas, con yogurts, panqueques.
Yacón en hoja: Verter agua hirviendo en una taza y colocar en una bolsita, tapar y dejar en reposo durante 4 a 6 minutos. Tomar una taza 2 o 3 veces al día.
Contraindicaciones: No tiene contraindicaciones ni efectos secundario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *