Cómo lucir un cabello sano

¿Se le cae el pelo? ¿De vez en cuando aparece la caspa? ¿Luce reseco o grasoso? ¿Pierde brillo y no sabe por qué? Le presentamos tratamientos sencillos de aplicar en su propia casa y con productos fáciles de conseguir, para mantener la salud capilar más allá de los trastornos climáticos.

En promedio, el cuero cabelludo posee 500 cabellos por centímetro cuadrado, lo que significa un total aproximado de 110 mil. El cabello crece aproximadamente 1,5 cm por mes y su duración en adultos es de dos a cuatro años, mientras que en los niños normalmente no se cae durante los primeros siete o nueve años de vida. A su vez crece más rápido en verano que en invierno, y el mejor crecimiento ocurre entre los 15 y 40 años.

El cabello, como cualquier otra parte del cuerpo, es víctima de afecciones que hacen que luzca opaco, débil o grasoso. A continuación presentamos los problemas más comunes y las soluciones para cada uno.

Soluciones al problema de la caída

Se atribuye a diversas causas: caspa, exceso de grasa, alteraciones del sistema nervioso, anemia, embarazo, problemas de tipo emocional (estrés), enfermedades infecciosas o una inadecuada alimentación. Sin embargo hay que tener en cuenta que es común que diariamente se desprenda o caiga un promedio de 50 a 80 cabellos. Sin embargo, si se supera dicha cantidad es necesario consultar a un especialista.

Soluciones:

  • Para detener la caída del cabello y favorecer su crecimiento se aconseja frotar el cuero cabelludo con pulpa de aloe vera. Luego de unos minutos, enjuagar. Otra opción es mezclar aloe con aceite de almendras, y aplicar.
  • Para preparar otro remedio natural para este problema, se aconseja mezclar el jugo de dos cebollas con el jugo de un limón. Efectuar masajes sobre el cuero cabelludo.
  • Aplicar leche de coco y masajear desde las raíces hasta las puntas.
  • Hervir 500 ml de agua, con varias hojas de ortiga, durante 10 minutos. Dejar en reposo durante la noche, y aplicar en la mañana sobre el cuero cabelludo, mediante suaves masajes.
  • En 100 ml. de alcohol colocar 100 gramos de berro y una cucharadita de aceite esencial de geranio; macerar durante una noche. En la mañana siguiente, aplicar sobre el cuero cabelludo para estimular el crecimiento.
  • Hervir 250 ml de agua y agregar una cucharada de romero y otra de ruda. Luego de cinco minutos de hervor, aplicar la infusión, tibia, mediante masajes sobre el cuero cabelludo, para activar la circulación.
  • Mezclar una cucharadita de aceite de árbol del té, con otra de aceite de almendra. Aplicar esta preparación sobre el cuero cabelludo y realizar suaves masajes circulares. Lavar con champú habitual.
  • En 100 ml de alcohol colocar dos puñados de abedul y 100 ml de agua destilada. Aplicar sobre el cuero cabelludo, diariamente, durante varias semanas.
  • Hervir un puñado de hojas de nogal en un litro de agua, durante 10 minutos, y cuando esté tibia, aplicar sobre el cuero cabelludo. Otra opción: hojas de romero.
  • Aplicar aceite de ricino para promover la circulación sanguínea del cuero cabelludo.
  • Mezclar el jugo de un limón con varias semillas de pimienta negra, hasta formar una pasta. Aplicar sobre el área afectada.
  • Recomendaciones:
  • En caso de usar secador de pelo, hacerlo a distancia y esporádicamente.
  • Conviene no mantener el pelo atado, durante mucho tiempo.
  • Evitar las dietas de adelgazamiento drásticas, porque causan deficiencia de nutrientes y por ende, caída del cabello.
  • No fumar. El tabaco reseca la piel y debilita el cabello.
  • Aumentar el consumo de alimentos ricos en vitaminas A y B.

¿Por qué aparece la caspa?

Se origina por un desequilibrio en el proceso natural de eliminación de células en el cuero cabelludo. Quienes la padecen, desechan estas células muertas con mayor frecuencia de lo normal, lo cual provoca proliferación de microorganismos.

Soluciones:

  • Hervir un litro de agua y agregar varios tallos y hojas de apio. Luego de cinco minutos, entibiar y aplicar sobre el cuero cabelludo.
  • Usar jugo de limón para lavar el cabello.
  • En un litro de agua colocar varias raíces de remolachas, y luego de 10 minutos de hervor, aplicar el líquido resultante (tibio) sobre el cuero cabelludo, mediante suaves masajes.
  • Utilizar una infusión de tomillo seco, antes de lavar el cabello con el champú habitual.
  • Aplicar aceite de sésamo sobre el cuero cabelludo, mediante suaves masajes. Dejar actuar unos minutos y enjuagar.
  • Extraer la pulpa a una palta bien madura y usar directamente sobre la zona a tratar. Luego de unos minutos, enjuagar.
  • Mezclar una cucharada de miel con un huevo. Aplicar y masajear en forma suave y circular. Lavar con champú.
  • Utilizar una infusión de menta sobre el cabello, antes del champú habitual.
  • Licuar dos tomates (sin semillas) con dos cucharadas de vinagre blanco,hasta obtener una pasta. Dejar actuar 20 minutos sobre el cabello y enjuagar.
  • Hervir 250 ml de agua y agregar una cucharada de romero y otra de tomillo. Luego de cinco minutos, aplicar tibio, sobre el cuero cabelludo.
  • En 100 ml de agua, agregar varias cucharaditas de bicarbonato de sodio. Emplear antes del lavado.

Recomendaciones:

  • Mantener el cabello limpio.
  • Masajear diariamente el cuero cabelludo.
  • Usar champú o loción anticaspa.
  • Evitar los fritos, el azúcar, el chocolate, los huevos y lácteos enteros.

Cuando hay resequedad

 Generalmente el cabello largo luce más seco que el corto, porque ha pasado por situaciones que lo afectan por un período más prolongado. Su causa se debe a una secreción sebácea inadecuada y por el uso de productos (gel, espray), decoloraciones excesivas, permanentes demasiado fuertes, exposición prolongada a los rayos solares o desequilibrios hormonales.

Soluciones:

  • Antes de lavar el cabello con el champú habitual, aplicar una cucharada de mayonesa sobre el cuero cabelludo, durante 10 minutos.
  • Batir un huevo con 200 ml de agua y aplicar sobre el cabello, mediante suaves masajes suaves. Enjuagar.
  • Mezclar la pulpa de una palta con media banana, hasta obtener una pasta homogénea. Dejar actuar durante 15 minutos. Enjuagar.
  • Integrar puré de calabaza con 200 ml de yogur. Utilizar sobre el cabello húmedo, y dejar durante 15 minutos. Enjuagar.
  • Mezclar una cucharada de gelatina sin sabor con 250 ml de agua. Cuando se obtenga la consistencia indicada, agregar una cucharadita de vinagre de manzana y dos gotas de aceites esenciales de jazmín y romero. Mezclar y usar luego del champú habitual.
  • Aplicar aceite de oliva, desde las raíces hasta las puntas.
  • El aceite de almendras también brinda excelentes resultados.
  • Hervir 500 ml de agua y agregar una cucharadita de soja y tres de aceite de ricino. Dejar hervir durante cinco minutos. Cuando esté tibio, aplicar sobre el cuero cabelludo mediante suaves masajes.

Recomendaciones:

  • No lavar el cabello muy frecuentemente.
  • Usar un champú suave.
  • Recortar periódicamente las puntas dañadas.
  • Evitar el secador de pelo y la planchita.
  • Usar sombrero, en caso de exposición prolongada al sol.

Cuando hay exceso de grasa

 El cabello grasoso es aquel que, si bien se lava y peina con regularidad, prontamente luce sucio. Entre sus factores desencadenantes se encuentran aspectos hormonales, hereditarios, textura del cabello y una dieta rica en grasas.

Soluciones:

  • Hervir un litro de agua y agregarle una cucharada de hojas de menta, 2 de romero y 250 ml de vinagre, durante 15 minutos. Filtrar la infusión y aplicar sobre el cuero cabelludo. Cubrir con un toallón o bolsa plástica, durante 10 minutos, y enjuagar.
  • Luego de cada lavado, aplicar agua de hamamelis sobre el cuero cabelludo.
  • El limón ayuda a controlar la grasa, por sus propiedades astringentes. Aplicar su jugo antes de cada lavado.
  • Aplicar aceite esencial de naranja, y luego de 20 minutos, enjuagar.
  • Preparar una infusión de menta y romero, y utilizar antes de cada lavado.
  • La mezcla de agua y vinagre es ideal para prevenir la grasitud en el cabello.
  • La infusión de cola de caballo es una buena aliada contra los cabellos grasos.

Recomendaciones:

  • Enjuagar adecuadamente el cabello, luego de cada lavado.
  • Usar un acondicionador suave, y aplicarlo sólo en las puntas.
  • Evitar cepillarlo con frecuencia.
  • Usar agua tibia (no caliente) en cada lavado.
  • Equilibrar la alimentación.

Solución a la falta de brillo

 Generalmente se debe a una dieta carente de vitaminas, además de los efectos del sol y al uso de un champú inadecuado.

Soluciones:

  • Licuar una zanahoria, media palta y la yema de un huevo. Cuando se obtenga una consistencia cremosa, emplear sobre el cuero cabelludo.
  • Aplicar 100 ml de yogur sobre el cuero cabelludo, durante 20 minutos. Enjuagar.
  • Usar vinagre sobre el cabello, antes de cada lavado.
  • Verter una pizca de bicarbonato de sodio, en el frasco de champú habitual.
  • Utilizar una mascarilla de mayonesa, y dejar actuar durante 30 minutos.
  • Mezclar las yemas de dos huevos con una cucharadita de aceite de oliva. Aplicar la preparación desde las raíces hasta las puntas. Enjugar luego de 30 minutos.
  • Preparar una infusión de hojas de té y usar antes de cada lavado.
  • Mezclar aceite esencial de coco, almendra y avellana a baño María. Aplicar tibio,durante 15 minutos. Enjuagar.

Recomendaciones:

  • Cepillar el cabello antes de acostarse, para activar la circulación sanguínea.
  • Emplear productos que lo protejan de la exposición solar.
  • Evitar las tinturas y decoloraciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *