You are here
La historia detrás de la foto de Camila Horóscopo 

La historia detrás de la foto de Camila

La timidez es el principal rasgo de Camila, la niña que se hizo famosa por hacer los deberes sentada en el cordón de la vereda al tiempo que pedía limosna en un semáforo a unas diez cuadras de la Casa de Gobierno y la plaza Independencia de la capital tucumana. Baja su cabeza cuando se le habla. Aunque sus ojos muestran una gran curiosidad en esos pocos segundos que se cruzan con su interlocutor. La pequeña, que cumplirá 6 años el próximo 15 de abril, es hija de Angela Saravia quien destacó que “a ella le gusta mucho venir a la escuela. Nunca falta”. Esto es reafirmado por su maestra de primer grado Adriana Varela que aseguró que “es muy aplicada y hace toda su tarea, En esto su madre es fundamental por el apoyo que la da”. Justamente el tema por el cual se hizo conocida. En la foto que tomó Alicia Toulet, que se volvió viral tras la publicación realizada en Facebook de su cuñada Marianela Sánchez, se la ve totalmente concentrada en su cuaderno haciendo la tarea.

La mamá de la niña señaló que “ella viene conmigo los sábado y domingo porque el resto de los días tiene que ir a la escuela”. Hace referencia a la esquina de Bernabé Aráoz y 24 de Setiembre donde piden ayuda a los automovilistas que se detienen con la luz roja, por la primera de esas calles.

La historia detrás de la foto de Camila

La nena que hace su tarea mientras pide limosna en Tucumán (Facebook) .

Angela vive con Camila, su otro hijo Luis, su padre y su hermano en un humilde asentamiento hacia el noreste de la capital y a la vera del río Salí. Desde allí recorre unas 15 cuadras para llegar hasta la escuela Benjamín Villafañe. En el establecimiento, que concurren unos 500 chicos en los dos turnos que tiene, la niña hizo también el jardìn. “Cuando llegó era muy tímida, pero con el paso de las jornadas se fue acostumbrando demostrando una gran curiosidad y muchas ganas de superarse. El apoyo de su madre es fundamental”, indicó su maestra jardinera.

La zona, donde vive la familia y se ubica la escuela, es complicada debido al crecimiento de la venta de droga y el delito en los último años; aunque muchos de sus habitantes buscan mejores horizontes para sus hijos. Por ello la mujer, que no sabe leer ni escribir, quiere que el futuro de sus hijos sea mejor y por ello quiere que vayan a la escuela. La directora del colegio, Patricia Fernández indicó que allí hay muchos casos como el de Camila “porque su mamá es un ejemplo pese a sus limitaciones económicas, sociales jamás la hace faltar. Siempre viene impecable”. “Hay muchos chicos en la misma situación, que vienen con muchas dificultades. Estamos en una zona muy difícil, es una zona bastante marginal social y economicamente. La escuela también es azotada por la delincuencia pero la gente viene, no dejan de asistir porque es la escuela. La educación es la única que los puede ayudar a salir de donde están”, agregó la docente en una entrevista con un canal tucumano.

Angela, que fue reconocida por las maestras por el apoyo que brinda a la escuela, recibe la asignación universal por hijo no puede y no quiere dejar sólo a sus hijos.

Fuente: Clarín

Related posts

Leave a Comment