You are here
El futuro llegó a la cocina Cocina 

El futuro llegó a la cocina

Las impresoras 3D, los insectos y la cocina molecular están tomando el lugar de los platos más tradicionales.

La comida es lo que nos mantiene vivos, los seres humanos solo podemos aguantar unos cuantos días sin ingerir alimento antes de comenzar a ver las consecuencias negativas en nuestro cuerpo y mente, y aunque la comida debe ser el combustible que nos ayude a funcionar de forma correcta, la realidad es que es mucho más que eso. El sabor, las texturas, las sensaciones y hasta los colores son lo que nos atraen a ella y hacen que probemos o no un platillo y tenga un lugar especial en nuestra memoria (o estómago).

Todos, o gran parte de nosotros, crecimos viendo a nuestras madres y abuelas creando platillos increíbles en la cocina con tan solo unos cuantos ingredientes que no lográbamos entender cómo podrían funcionar juntos, pero que al final siempre lo hacían. Los chefs más experimentados recuerdan cómo un plato les cambió la vida y como las tradiciones de su país ayudaron a moldear su estilo culinario y son justo esas experiencias las que han ayudado a conservar la tradición culinaria y a compartir las técnicas, recetas y secretos de generación en generación.

Pero, la cocina está cambiando, la tecnología está entrando a las cocinas y está ayudando a los cocineros y chefs a encontrar nuevas formas de crear, planear y desarrollar platillos que sorprendan a sus comensales y catapulten sus cocinas al futuro.

La ciencia y la cocina no están peleadas y los resultados de esta unión no dejan de sorprendernos. Chefs como el español, José Andrés, sacaron el término “molecular” de los libros de ciencia y lo incorporaron en un menú. El chef y unos cuantos de sus fieles seguidores encontraron la manera de usar elementos como el nitrógeno para encapsular líquidos, crear pequeños platillos llenos de sabor y lograr nuevas texturas, colores y formas para presentar creaciones que parecen sacadas de una película futurista y no de una cocina tradicional.

La cocina molecular hizo que comer fuera una experiencia totalmente diferente, que despierta y apela a todos los sentidos, pero ya no es una novedad, hoy los maestros de la cocina buscan nuevas alternativas, herramientas e ingredientes y han descubierto que el futuro de la cocina descansa sobre una impresora 3D y unos cuantos insectos.

La cocina ya llegó al futuro y creemos que lo logró, y lo seguirá haciendo, gracias a esto:

  • La comida impresa

Restaurantes como Food Ink han reconocido el gran potencial de las impresoras 3D y descubrieron que si una impresora puede crear esculturas, zapatos o hasta moldear el metal, también puede crear unos cuantos platillos. Usando una especie de “tinta” comestible, los chefs pueden crear diseños y estructuras e incorporarlas a sus platillos, y aunque el proceso de imprimir comida y después cocinarla, porque claramente una impresora no puede cocinar (aún), es muy largo, podemos ver a muchos chefs usando esta herramienta para complementar sus platos y darles un toque arquitectónico y artístico para continuar dándonos de qué hablar y convertir a sus platillos en pequeñas esculturas que además saben bien.

  • De insectos y plantas

En el mundo hay más insectos que humanos o coches y son una gran fuente de proteína, en muchos países los insectos se consumen de forma regular, pero el mundo occidental aún no está listo para comer un plato de patas de araña hervidas o escorpiones fritos, pero seguir dependiendo completamente de la agricultura animal no es la mejor opción, ya que es uno de los mayores contribuidores al cambio climático. Exo Protein cree que la proteína proveniente de los insectos es la solución, y los científicos culinarios encontraron la manera de convertirlos en barras energéticas que no saben nada perecido a un insecto y que te brindad un gran porcentaje de la proteína que necesitas durante el día.

Impossible Foods y el restaurante Momofuku Nishi de Nueva York presentaron el año pasado la primera hamburguesa, que se ve, sabe y hasta sangra como una hamburguesa de la mejor carne, pero que en realidad está hecha a base de plantas. Impossible Foods tardo 5 años en desarrollar la receta y planea llevar su revolucionaria hamburguesa a más restaurantes.

El futuro aún no está escrito y las cosas podrían cambiar de un momento a otro, pero dentro de la cocina todo parece indicar que la tecnología y las soluciones sustentables son la respuesta a muchos de los problemas que tenemos hoy.

GQ

Related posts

Leave a Comment