You are here
Las FARC dan por segura una extensión para la entrega de sus armas Policiales 

Las FARC dan por segura una extensión para la entrega de sus armas

Las FARC plantearon hoy la posibilidad de una ampliación en el plazo de 180 días fijado con el Gobierno colombiano en el acuerdo de paz para la entrega de armas y explosivos a las Naciones Unidas, que expira a finales de este mes, ante los “retrasos” con los que avanza el proceso y la complejidad que implica ese paso.

Según dos de los principales jefes de la organización, Félix Muñoz y Julián Gallo, conocidos respectivamente como Pastor Alape y Carlos Antonio Lozada, se mantiene el compromiso de entregar todas las armas y explosivos, pero no parece posible cumplir el cronograma inicialmente acordado.

“No estamos pidiendo ningún plazo; hemos expresado que estamos dispuestos a cumplir compromisos pactados desde la implementación, pero la realidad se impone y el país conoce que ha habido retrasos. Por eso consideramos necesario darnos un tiempo más entre las partes para cumplir compromisos mutuos contemplados en los acuerdos”, dijo Lozada en entrevista con Blu Radio.

Integrante del equipo negociador de paz de las FARC, Lozada aseguró que aunque faltan tres semanas para el 31 de mayo, cuando vence el plazo de la dejación de armas, la entrega de los depósitos puede prolongarse unos tres meses, pero subrayó que el compromiso de la guerrilla con esa tarea es “indeclinable”.

Además, reveló que existen exactamente 949 escondites destinados al almacenamiento de armas y explosivos, cifra que no fue confirmada antes por la ausencia de un “inventario general” y que hará que “no se pueda cumplir con la fecha estipulada para recoger la totalidad del armamento”.

“No teníamos una estadística general por las condiciones de la guerra irregular, que no permite tener ese tipo de archivos de forma centralizada. Cuando pudimos tener un inventario general fue sorpresiva esa suma”, dijo, según la agencia EFE.

Eso llevó a que los integrantes del Mecanismo de Monitoreo y Verificación (MMV), liderado por la ONU, “entendieran la complejidad del proceso”, según Lozada.

El jefe guerrillero manifestó que el arsenal de 54 fusiles y explosivos, entre otras armas, hallado el mes pasado por el Ejército en el caserío de La Esmeralda, en el departamento del Putumayo (sur) fue incautado “incumpliendo protocolos”.

“Esa ‘caleta’ (escondite) fue entregada por un informante, y el Ministerio de Defensa, incumpliendo protocolos, procedió a la incautación de material, entonces hicimos el reclamo al MMV porque estaba acordado que todo el material bélico está a disposición de ellos”, subrayó.

En la misma linea, Alape remarcó que las FARC plantearon “resolver todo lo de las armas y caletas porque los tiempos no permiten que se cumpla totalmente en mayo”, en declaraciones al diario El Tiempo, recogidas por la agencia DPA.

El Gobierno y las FARC firmaron en noviembre en Bogotá, tras cuatro años de negociaciones en La Habana, el acuerdo de paz definitivo. Sin embargo, desde un comienzo el cronograma definido por ambas partes ha sufrido retrasos.

Los 6.800 miembros de las FARC debían estar reunidos antes del 31 de diciembre en 26 sectores específicos del país para preparar su desmovilización y entrega de armas, pero esa fase apenas se cumplió a mediados de febrero, porque el Gobierno no acondicionó a tiempo los servicios de agua potable y electricidad en los campamentos.

El cronograma original dispone que 180 días después de haber sido refrendado por el Congreso el acuerdo de paz, es decir, el 31 de mayo, la ONU deben llevarse de los campamentos unas 7.000 armas con las cuales se elaborarán tres monumentos a la paz, en Colombia, La Habana -sede de las negociaciones- y la misma sede de la organización internacional, en Nueva York.

Fuente: Télam

Related posts

Leave a Comment