You are here
Conmoción en México por ataques a periodistas Policiales 

Conmoción en México por ataques a periodistas

“Ser periodista es como formar parte de una lista negra. Ellos van a decidir, aunque tú tengas blindaje y escoltas, el día en que van a matar. Si lo deciden lo van a hacer, no importa si tienes o no protección. No hay condiciones para hacer periodismo en México, las balas pasan demasiado cerca”.

 

Javier Valdez Cárdenas, autor de esas palabras de denuncia y reconocido periodista mexicano que se especializó en la investigación del narcotráfico, fue acribillado a tiros este lunes en el estado norteño de Sinaloa. En el lugar se encontraron al menos 12 casquillos.

México conmocionado: acribillaron a balazos a un reconocido periodista que investigaba a los narcos

El crimen ocurre en medio de una creciente ola de crímenes contra la prensa que ha hecho que se califique a México como uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo. Valdez es el sexto periodista asesinado desde principios marzo.

El periodista asesinado -definido como el gran cronista del narco en Sinaloa” por El País de España- fue uno de los fundadores del semanario Ríodoce de Sinaloa, cuyas instalaciones ya habían sido atacadas años atrás. También era corresponsal del diario nacional La Jornada y autor de varios libros, entre ellos “Narcoperiodismo” y “Miss Narco”.

Ríodoce señaló en su página web que Valdez manejaba un vehículo a pocas calles de sus oficinas cuando desconocidos lo interceptaron y lo balearon. “El periodista fue asesinado en la colonia Jorge Almada sobre la calle Vicente Riva Palacio, en donde testigos señalan que sujetos encapuchados lo bajaron del vehículo Toyota Camry color tinto, modelo 2012 para después emprender la huida a bordo del mismo”, señaló el portal.

Se agregó: “La última vez que fue visto con vida, el periodista y fundador del semanario Ríodoce salió de las oficinas de la casa editorial portando su computadora y su teléfono celular, los cuales no fueron encontrados en el interior del vehículo. El cuerpo sin vida de Javier Valdez quedó en la calle, sin sus pertenencias a la vista”.

En estas horas, los periodistas de Sinaloa están anunciando diversas protestas en los principales municipios del Estado en repudio por el asesinato de su compañero. El propio Valdez había participado el 30 de marzo pasado en una manifestación por el asesinato de la periodista Miroslava Breach en Chihuahua. La Comisión Estatal de los Derechos Humanos y la Comisión Nacional de Derechos Humanos exigieron se investigue de manera exhaustiva el crimen.

En el seminario se relató que en 2006, a la par de su trabajo como periodista, Valdez escribió varios obras sobre la misma temática, como “De azoteas y olvidos” y “Crónicas del asfalto”, ambos en 2006. Tres años más tarde publicó “Miss Narco”, que en 2010 le permitió ser finalista en el premio Rodolfo Walsh en la Semana Negra de Gijón, en España.

“Un año más tarde, abordó el tema de los niños y jóvenes que participan en el crimen organizado en ‘Los morros del narco’. Ese mismo año, el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ) le otorgó el Premio Internacional a la Libertad de Prensa (International Press Freedom Award) en 2011, en Nueva York, queMéxico conmocionado: acribillaron a balazos a un reconocido periodista que investigaba a los narcos reconoce la cobertura valiente del narcotráfico. En 2012, la revista ‘Quién’, lo incluyó en el reconocimiento anual ‘Los 50 Personajes que Mueven a México'”, se agregó.

Sus últimos libros -se informó- fueron “Huérfanos del narco”, en el que abordó el tema de las víctimas del narcotráfico y “Narcoperiodismo”, en el que describió las dificultades de la prensa que cubre el narcotráfico.

Los crímenes a periodistas conmocionan a México. El 2 de marzo mataron a Cecilio Pineda, un periodista independiente de Guerrero. El 19 del mismo mes, en Veracruz, al columnista Ricardo Monlui. Cuatro días después, en Chihuahua, ejecutaron a balazos frente a su casa a Miroslava Breach, de La Jornada. El 14 de abril en La Paz a Maximino Rodríguez, periodista de un medio local de Baja California Sur. Y el 2 de mayo a Filiberto Álvarez, reportero de una radio de Morelos.

Horas antes del crimen, Valdez había escrito su último tuit, al compartir una columna suya publicada en Ríodoce. Lo acompañó con la frase: “Que no te toque bola negra ni te alcance la voladora”.

Cuando anoche los mexicanos aún no salían del estupor por la muerte a sangre fría y a plena luz del día de Javier Valdez –un reconocido periodista en Sinaloa–, Jonathan Rodríguez Córdova, un reportero de 26 años fue ultimado a balazos en el estado de Jalisco.

Las dos muertos ocurrieron con una diferencia de pocas horas.

Rodríguez iba en un coche junto a su madre, Sonia Córdova, que se desempeñaba como subdirectora comercial del semanario “El Costeño de Autlán”, donde él también trabajaba. Ambos fueron agredidos por desconocidos armados anoche.

“El agredido, Jonathan Rodríguez Córdova, se reporta fallecido. La señora Sonia Córdova es trasladada a ZMG (un hospital) para recibir atención médica”, informó en su cuenta de Twitter la fiscalía de Jalisco.

 

Según los medios locales, Córdova, de 48 años, se encuentra gravemente herida en un hospital de Guadalajara, aunque el ataque iba dirigido a su hijo, quien había sido secuestrado en dos ocasiones anteriores.

Horas antes, Javier Valdez, un reconocido y galardonado experto en crimen organizado y colaborador de la agencia AFP desde hace más de una década, caía atacado por desconocidos que le dispararon cuando transitaba por una calle de su ciudad natal, Culiacán, capital del estado de Sinaloa, cuna del cartel que lleva el mismo nombre y del extraditado capo Joaquín “El Chapo” Guzmán.

 

Tiroteado a plena luz del día, Valdez, de 50 años, se dirigía a las oficinas de “Riodoce”, cofundado por él en 2003. Las autoridades estatales no saben si su asesinato tuvo que ver con su profesión pero, según el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), semanas atrás expresó estar preocupado por su seguridad.

Con la muerte de Valdez y de Rodríguez, ya son seis los reporteros asesinados en lo que va de año en México, el tercer país más peligroso del mundo para ejercer esta profesión, según Reporteros Sin Fronteras (RSF).

La capital mexicana se prepara ahora para acoger una manifestación organizada por varios grupos periodísticos. Lo mismo sucederá en distintos puntos de Sinaloa, donde compañeros y amigos de Valdez reclamarán justicia.

“En Culiacán, Sinaloa, es peligroso estar vivo y hacer periodismo es caminar sobre una invisible línea marcada por los malos que están en el narcotráfico y en el gobierno (…). Uno debe cuidarse de todo y de todos”, aseguró Valdez en 2011, cuando recibió el Premio Internacional de la Libertad de Prensa del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ).

Durante una de las presentaciones de su último libro, “Narcoperiodismo, la prensa en medio del crimen y la denuncia”, también reconoció que “ser periodista es como formar parte de una lista negra. Ellos van a decidir, aunque tú tengas blindaje y escoltas, el día en que te van a matar”.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) exigió a las autoridades mexicanas “asumir de una vez sus responsabilidades de investigar, identificar y llevar ante la justicia a los culpables de éste y otros crímenes”.

La directora de Amnistía Internacional México, Tania Reneaum, afirmó que “ser periodista en México parece más una sentencia de muerte que una profesión”.

Fuente: Clarín

Related posts

Leave a Comment