You are here
Brasil: el Planalto minimiza los audios y apunta a una conspiración Política 

Brasil: el Planalto minimiza los audios y apunta a una conspiración

En el Palacio del Planalto piensan que los audios difundidos anoche por la Corte Suprema, y que en principio lo comprometerían la situación presidencial, no son suficientemente conclusivos. En la conversación que grabó el empresario Joesley Batista, que mantuvo con Michel Temer en el Palacio de Jaburú (la residencia oficial), no está absolutamente claro que el jefe de Estado le pida comprar el silencio de Eduardo Cunha, el ex presidente de la Cámara de Diputados preso en Curitiba. Esa frase fue la que gatilló el terremoto político en Brasil. Un tembladeral que está lejos de apaciguarse, pues los sacudones continúan.

El presidente dijo que irá a someter las grabaciones al análisis de un perito. Desconfían de una “edición” de las conversaciones –mantenidas a lo largo de 38 minutos–. La idea es demostrar que el jefe del Planalto fue víctima de una “conspiración” a partir del presunto montaje. Especialmente el párrafo crítico referido a Cunha.

Este debe traducirse del siguiente modo. El empresario Joesley, que había comenzado a ser investigado, le comenta al presidente: “Me estoy dando bien con (Eduardo) Cunha”. Antes le había dicho que pagaba “una mensualidad” (coimas) al ex diputado para evitar que abra la boca. Temer responde en ese momento: “Tiene que mantener eso, vio?”. Para quien oye la grabación hay una cierta ambigüedad y es precisamente ese contexto lo que le permite al presidente decir que él apoyó tan solo ese “buen relacionamiento” de Batista con el ex titular de la Cámara Baja.

 

Según el diario O Globo, un “ministro del núcleo del presidente” afirmó que los audios “no contienen nada de lo que fue dicho, nada de que Temer compró el silencia de alguien. No vi nada de eso. Y creo que esta es una crisis forzada”. A partir de ahora, afirman en el Planalto, el objetivo central será mantener ese enfoque como la línea principal de defensa.

Lo cierto es que algunos asesores de Temer pensaban que la mejor alternativa para él, luego de difundidos estas grabaciones, sería la renuncia. Pero sus colaboradores más cercanos, entre ellos el jefe de gabinete Eliseu Padilha, entienden que no hay datos suficientes como para justificar ni una renuncia, ni un impeachment, ni tampoco un juicio en la Corte Electoral que determine la derogación del mandato del presidente (vía anular la victoria de la fórmula Rousseff-Temer obtenida en las presidenciales de 2014).

El discurso del jefe de Estado, de ayer a las 16 horas, demostró su voluntad de resistir. Habló de los vientos de recuperación económica, que en efecto comenzaban a soplar sobre la sociedad brasileña –una vuelta, aunque tímida, a la vida normal–. Y dijo que justamente estaba en juego la permanencia de esa incipiente bonanza.

Fuente: Clarín

Related posts

Leave a Comment